RSS

Pan, ¡así sin más!

27 Ago
Pan, ¡así sin más!

El pan ha sido siempre una de las recetas que más curiosidad me generaba.

En estas vacaciones con un poco más de tiempo libre me armé de paciencia y decidí poner las manos en la masa.

Resultado para ser el primer intento…estupendo.

Miré varias recetas pero me quedé con ésta de directoalpaladar (os recomiendo que veáis la receta original ya que tiene fotografías que os ayudarán mucho). Me animó bastante, la panadería The Loaf in a Box que hay situada en Donostia/San Sebastián, pero evidentemente al ser mi primera incursión decidí hacer un pan del que pudiera ver el resultado en unas horas.

La verdad es que es un proceso bastante sencillo, pero el tiempo de reposo requiere mucha paciencia.

Hice un pan redondo del tamaño de una tarta pequeña.

Ingredientes

  • 500 g de harina de fuerza (más otros 200 para ir echando en la mesa y añadiéndoselo a la masa)
  • Un vaso de agua tibia
  • 5,5 g de levadura de panadería (equivalente a 14 g de levadura fresca)
  • 1 cucharada de sal
  • 1 chorretada de aceite de oliva

Pasos

  1. Tamizar la harina y mezclarla con la sal y la levadura en un bol grande (depende de la levadura que utilices puedes necesitar mezclarla con agua primero o aplicarla directamente con la harina, lo mejor es que leas las instrucciones de la marca que compres).
  2. Hacer un hueco en el medio de la mezcla y echar el agua.
  3. Mezclar bien todos los ingredientes.
  4. En este punto debes analizar si la mezcla está muy seca (no se unen en una única masa, por lo tanto echa un poco más de agua) o demasiado húmeda (no puedes formar una bola con ella, así que añade un poco de harina)
  5. Limpiamos perfectamente la superficie sobre la que trabajaremos y la secamos. Echamos un poco de harina y colocamos la masa.
  6. Vamos amasando y echando harina (para que no se pegue a la mesa). Recuerda estirar la masa y  volverla a juntar. Unos 15 minutos.
  7. Cuando se pueda trabajar bien con ella y no se pegue la ponemos en un bol untado en un poco de aceite y dejamos que repose hora y media tapándola con papel film.
  8. Cuando pase el tiempo la volvemos a pasar a la masa y vamos extendiendo la parte más externa de la masa y volviéndola a juntar hasta que consigamos una masa redonda.
  9. Dejamos reposar con un trapo por encima de la masa 15 minutos.
  10. Volvemos a realizar el paso 8 y volvemos a dejar reposar una hora.
  11. Encendéis el horno a 230 grados añadiendo una bandeja con agua en el fondo.
  12. Cuando haya subido un poco el pan podéis realizar algún corte decorativo que ayudará a crear más corteza y le dará vuestro toque especial.
  13. A los 20 minutos del comienzo del horneado bajamos la temperatura a 200 grados y retiramos la bandeja con agua.
  14. Si queréis que desarrolle más color y corteza en la parte superior podéis pulverizar de vez en cuando un poco de agua.
  15. Sacar el pan cuando al tocar con los nudillos (como si llamarais a la puerta) el fondo suene a hueco. Este truco que comentan en la receta original me vino de perlas y no falló.
  16. Dejar enfriar sobre una rejilla.

Comimos un buen trozo el mismo día y el resto al día siguiente. El pan estaba en perfecto estado un día después y lo aprovechamos para hacer unas tostadas…¡qué ricas!

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 27, 2012 en pan

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: